top of page
Buscar
  • Foto del escritorMarissa Galvan

Jesús se sienta en la silla errónea



¿Soy una mala persona?

Hay un lugar en la Internet en donde la gente va para consultar si tomó la decisión correcta sobre algo que le ha hecho sentir un poco mal.


Recuerdo haber leído un caso en el que una persona busca la opinión de la Internet sobre una experiencia que tuvo en un avión. Cuando llegó a su asiento, que era un asiento de ventana, ve que hay un niño sentado allí. Le dice al niño que está sentado en su asiento, pero el padre del niño trata de convencerlo de que se siente en el asiento del pasillo, queriendo que el niño tenga la experiencia de mirar por la ventana durante el vuelo. La persona había elegido su asiento. La persona había pagado por su asiento. Así que la persona no hace nada malo. Ella quiere sentarse en el asiento de la ventana. El niño comienza a llorar, el papá le pide que se mueva, la persona se sienta en su asiento asignado y el papá mira a la persona como si fuera la persona más egocéntrica y malvada de la galaxia. ¿Es esta persona una mala persona?


La autora del libro Meeting Jesus at the Table dice que la parábola de Jesús sobre el arreglo de los asientos le trae a la mente recuerdos de comidas compartidas con su familia, donde se asume que las personas tienen una silla asignada. Por lo general, Papá se sentaba en la cabecera de la mesa, pero cuando los abuelos venían a cenar, ¿quién se debería sentar en esa silla tan principal?


Vivimos en un mundo de sillas asignadas. Puedes elegir dónde sentarte y pagar por ello. Puedes ganarte un lugar para sentarte según tu edad y según el título que tengas en tu familia. Incluso puedes mirar a alguien mal si se sienta en tu banco en la iglesia e incluso podrías recordar dónde solían sentarse las matriarcas y los patriarcas de la iglesia.


Sin embargo, al final del día, una silla es solo una silla. Un lugar para sentarse es solo un lugar para sentarse, y somos nosotros y nosotras quienes decidimos si ese lugar es el lugar correcto o el incorrecto.


Jesús elige sentarse en el asiento equivocado

«Aconteció un sábado, cuando él entró en casa de uno de los principales de los fariseos para comer pan, que ellos lo observaban cuidadosamente».


Jesús está siendo vigilado por los fariseos una vez más. Y una vez más toma decisiones que desafían las costumbres y las tradiciones religiosas con las que ha crecido.


Básicamente elige la silla equivocada varias veces durante esta comida.

  • Él elige curar a un hombre hidrópico durante el sábado.

  • Él desafía la definición de Día de reposo, diciendo que los fariseos son flexibles, cuando es conveniente.

  • Él interroga a los que están tratando de elegir un lugar de honor durante la comida y les dice que deben sentarse en el lugar más bajo. Deben ser humildes.

  • Y le dice a la gente que en lugar de invitar a las personas que les caen bien o a las personas a las que les puedan sacar algo, deben invitar «a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos».


Todas estas respuestas son incorrectas para las autoridades religiosas. Lo que los fariseos no parecen notar es que no son los únicos que están observando. Jesús también tiene los ojos abiertos, notando todas las dinámicas que están sucediendo.


Y, como dice Raynal:

Una vez más, Lucas invierte los modales tradicionales del banquete; él eleva a los más humildes a la nueva bienvenida real en el reino de Dios e insta a los escaladores sociales a convertirse en los más humildes, ¡por si acaso son invitados a sentarse más arriba!

Testimonio de relación

Es interesante que esta semana estaba teniendo una conversación con alguien sobre el Día de reposo. Él estaba viendo videos de Tic-Toc sobre cómo la gente encuentra maneras de celebrar el Día de reposo que sean cómodas para ella. Por ejemplo, dejan las luces encendidas antes de que comience el Día de reposo para no estar a oscuras durante el Día de reposo (no pueden tocar esos interruptores). Debo decir que no encuentro ningún problema con esto, y que sé que los seres humanos en todas las religiones pueden encontrar y encuentran maneras de escapar a algunas reglas.


Sin embargo, como alguien que no es extremadamente religioso, su problema no es que la gente encuentre maneras de escapar a algunas de las reglas. Su problema es con las personas que actúan como si estuvieran practicando fielmente su religión, y luego comparten en Tic-Toc cómo encuentran formas de no cumplir con las reglas de las maneras que representan.


Las familias judías y cristianas están en el mismo barco. Decimos que somos humildes, pero queremos tener poder sobre las demás personas. Decimos bienaventurados los mansos, pero creemos en justificar la guerra. Decimos que queremos el lugar más insignificante, pero tratamos de encontrar maneras de sentarnos en los lugares de honor. Encontramos maneras de escapar que son de beneficio propio.


Sin embargo, Jesús, una vez más, nos invita a evaluar nuestros modales en la mesa. La autora de Meeting Jesus at the Table dice que Jesús está invitando a los fariseos y a nosotros y nosotras también a pasar de las relaciones transaccionales a las relaciones transformadoras.


Pasar de las relaciones basadas en la supervivencia, en obtener lo que necesito, al tipo de relaciones que existen en el reino de Dios. Relaciones en las que se voltean las mesas tradicionales, se abren las puertas, se salen las hojas y se parte el pan, junto con todos los hijos e hijas de Dios.

Las sillas en el reino de Dios son totalmente diferentes a las que valoramos y codiciamos. La humildad es clave. Sentarse en el lugar más insignificante es clave. Nos sentamos a la mesa no para conseguir contactos para auto beneficio, o para hablar con los accionistas. Nos sentamos a la mesa para conectar, reconciliar, valorar, construir, soñar y amar.


El Sr. Rodgers sobre ser humilde

Mañana una vez más es el día del Sr. Rodgers en la Iglesia Presbiteriana. Y él es uno de los mejores ejemplos de relaciones transformadoras y humildes que podemos encontrar.


Por lo general, cuando miramos la historia, siempre buscamos a las personas que se sientan en el lugar de honor. Una vez, un estudiante de secundaria le preguntó al Sr. Rodgers cuál había sido el evento más grande en la historia de Estados Unidos. Aquí está su respuesta:

No puedo decir cuál es. Sin embargo, sospecho que, como tantos «grandes» eventos, fue algo muy simple y muy silencioso con poca o ninguna fanfarria (como alguien que perdonó a otra persona por un dolor profundo que finalmente cambió el curso de la historia). Las «grandes» cosas realmente importantes nunca son el centro del escenario de los dramas de la vida; siempre están tras las bambalinas. Por eso es tan esencial que estemos conscientes de lo humilde y de lo profundo en lugar de lo llamativo y superficial.

Sospecho que Jesús le habría dado su asiento a ese niño pequeño, dándole la oportunidad de mirar al cielo, ya sea que hubiese pagado por el asiento o no. Sospecho que él se dio cuenta de las pequeñas cosas, como los fariseos tratando de encontrar los mejores asientos. Sospecho que compartió la opinión del Sr. Rodgers: es esencial que tengamos en cuenta lo humilde y lo profundo en lugar de lo llamativo y lo superficial. Y sospecho que quiere que elijamos la silla equivocada, una y otra vez.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page